Volver

Mi recuerdo eran imágenes, 
          en el instante, de ti: 
esa expresión y un matiz 
          de los ojos, algo suave

en la inflexión de la voz, 
          y tus bostezos furtivos 
de lebrel que ha maldormido 
          la noche en mi habitación.

Volver, pasados los años, 
          hacia la felicidad 
-para verse y recordar 
          que yo también he cambiado.


Jaime Gil de Biedma

Comentarios