Un monstruo viene a verme

Si alguien siguiera las críticas cinematográficas de este blog pensaría que solo veo buenas. Y claro que no, pero es cierto que apetece más hablar de lo que te ha gustado. Hoy toca felicidad incompleta, en cambio.
En bonita y técnicamente irreprochable, pero Bayona no ha conseguido transmitir lo que supongo pretendía. Venderá entradas que minimicen esta cuestión, eso sí.
El error radica en esa pretendida profundidad de la que está impregnada la cinta, en ese olor a libro de autoayuda. Economía antes que arte.
Y lo demás todo bien, claro...

Comentarios