Call me by your name


La nueva de Luca Guadagnino es una de las películas del año. Bella, libre y cautivadora. Tanto como sus personajes.
El guión es apabullante, la música es maravillosa, la dirección es certera, los actores están en estado de gracia y hay escenas inolvidables. La conversación entre padre e hijo del final vale por todas las cintas con ínfulas que veo hasta dar con el verdadero arte.
El despertar a la vida, al amor, al deseo ha llenado libros y metrajes y lo seguirá haciendo. Pero aquí lo hace mejor. Estos dos jóvenes son eso, la propia vida.
Destacaría la belleza, no solo de las imágenes sino de la historia. Quizá no sea para todos, pero es.
Esos veranos que se acaban, esos momentos intensos que ya nunca lo son tanto, esos descubrimientos... Nos preocupamos por lo que nos pasa, pero lo grave es que no nos pase nada.
No hay premio para tanto amor.

Comentarios