Heridas abiertas


Por aquellas cosas inexplicables esta serie me interesó desde el primer momento. Y mi instinto no se equivocaba.
Hubiera preferido el título original, aun entendiendo el elegido. Eso es solo un detalle, de todos modos.
Estos ocho capítulos hablan de traumas del pasado, de esas heridas abiertas, y de la vida en una ciudad pequeña. Pero también de mujeres y estigmas, de enfermedad y maternidad, de atmósferas viciadas y de éticas distorsionadas.
Y, claro, está Amy Adams que convierte en oro gran parte de lo que toca. Patricia Clarkson y la joven Eliza Scanlen le acompañan bien.
Guión, montaje y dirección cierran el círculo.
Cruda e incisiva, la serie no te permite salir de ese mundo enfermizo hasta el final. Ay, ese final poderoso y nada complaciente...
¿La serie del año? ¿Más todavía?

Comentarios